Portofino

 

PORTOFINO

 

Ubicado en el alma del Cerro Esperanza, en la calle Bellamar 301, vivía la familia de inmigrantes italianos Airola. Personas muy conocidas en la región de Valparaíso por tener una empresa importadora de perfumes, juguetes y fuegos artificiales. Renato Airola, dueño actual del Restaurant Portofino, de  muy joven comenzó a viajar al oriente para proveer de las últimas novedades su negocio, lo que le permitió relacionarse con ese mundo de manera natural y visionaria. Nos cuenta que todas las reuniones de importancia se realizaban en restaurantes, y que ese ambiente lo cautivaba.

Renato creció comiendo pastas frescas, ya que su madre era una excelente cocinera gracias a sus raíces italianas, de quién heredó los secretos mágicos de la gastronomía.

Ambos factores despertaron la inquietud en él de tomar el gran riesgo, en plena crisis asiática en el año 1998, de convertir la casa de sus padres en  su propio restaurant… siguiendo sólo su corazón. En ese momento el 98% de sus cercanos predecían un fracaso. Además, se preguntaban ¿quién llegaría al Cerro Esperanza a cenar?, ya que era el último cerro de Valparaíso en el límite con Viña del Mar. El desafío era importante: cómo lograr que llegaran comensales exclusivamente a su restaurant. Claramente siguió su instinto y se aferró al 2% que creía en él. Podemos decir que hoy está plenamente empoderado en el cerro que lo vio crecer.

A diferencia de los otros restaurantes, que tienen mayor movimiento en verano, Portofino cuenta con una clientela fiel durante todo el año, donde no sólo se reúnen familias, sino también empresarios, políticos y famosos artistas que prefieren disfrutar en sus salones privados. Todo esto es producto de la mezcla perfecta  entre una exquisita gastronomía, una vista al mar privilegiada y, por supuesto, un personal impecable que, junto a un dueño presente, forman un gran equipo.

Su carta marca tendencia  y, por lo general, se renueva dos veces al año. Siempre manteniendo sus platos tradicionales como es el caso de el Rissotto Portofino, el Congrio Toulouse, que no se han movido más de su menú. Otros de sus grandes platos son la Corvina Tutto Mare, Ceviche Nipón y el Rissotto Catalán.

Renato no sólo reconquista a sus clientes con la innovación de platos, ya que no descuida ningún detalle. Por otra parte, compra equipos de última generación, como una máquina de pastas, otra para hacer helados artesanales y un horno convector directamente desde Italia.

En cuanto al ámbito GOURMET se viene su nuevo emprendimiento: una fábrica de chocolatería fina llamada D´airola, proyecto que comparte con el chocolatier Walthari Matthei.

  • Dirección: Bellamar 301, Valparaíso 
  • Ciudad: Valparaíso 
  • Fono: +56 32 266 1344 
  • Sitio web: www.portofino.cl